The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

martes, 31 de julio de 2012

El último viaje


Vivimos en un mundo que nos obliga a interactuar sin descanso, sumidos en el continuo stress de la vida sin tregua; desde que abrimos los ojos por la mañana es como si saltáramos al ruedo y ya no tuviéramos tiempo para otra cosa que no fuere olvidarnos de nosotros mismos, luchar por la supervivencia y satisfacer al público. No podemos pararnos a mirarnos o plantearnos que soy o que estoy haciendo, y sólo salimos del ruedo cuando dormimos, tiempo muerto que sólo sirve para que limpien la plaza.
La vida es una oportunidad que alguien nos ha dado para que valoremos lo que somos, y para ello nos encarcela en nuestro cuerpo, obligándonos a descubrirnos. Cuando nos encarceló no nos dijo nada, no nos habló de su finalidad, no nos dijo que había que buscar algo ni que era, nos puso en el campo de pruebas convencido de que el grito y la fuerza de nuestro alma nos llevaría al encuentro; es como si quisieran saber hasta donde alcanza la fuerza del alma, descubrir si es invencible y si se puede acallar, es como dejar que a un recién nacido lo críen los lobos y esperar que descubra por si solo que es un ser humano, pero ante su desconfianza nos puso un plazo, el del regreso a nuestro origen, el del balance del experimento, el de la vuelta a casa a través túnel de la muerte donde se abren las puertas de nuestra cárcel.
La mayoría no superamos el experimento hasta el ultimo momento, hasta que escuchamos la llamada del regreso y nos damos cuenta que hemos vivido para el jardín, pero no conocemos nuestra casa y corremos hacia ella para ver, comprender y retener lo que hay dentro antes de que llegue el taxi que nos llevará de regreso.
No hay que temer al regreso, al fin del experimento, sólo hay que prepararse si no lo estamos para que la vuelta a casa sea en un vuelo directo, y no tengamos que hacer infinidad de paradas para comprender de donde regresamos y que hemos hecho.
Cuando se nos va un ser querido nuestro corazón se parte, nos inunda la pena y el desasosiego y caemos en la tragedia sin pensar que la desgracia sólo es nuestra, pues el regresado va a su propio encuentro y ha recibir el premio de su esencia.
Si el ser querido se encuentra en el proceso de regreso, debemos disfrutar con él, transmitirle todo lo que somos y la felicidad de haber compartido con él la fascinante travesía de la vida, atravesar los cuerpos, unir las almas y disfrutar de cada momento antes de la llegada del taxi, facilitándole la partida y absorbiendo dentro de nosotros parte de su esencia.

Y vivir con la feliz pena de haberlo tenido.





La Burbuja

A veces estamos tan inmersos en la burbuja de nuestra vida, que cada vez se va empequeñeciendo más y ahogándonos por completo, una burbuja compuesta por la sociedad, los cánones, fútbol, las modas y para reforzarla, añadieron las guerras, las enfermedades y las catástrofes, asegurando tu continuo estado de apatía, en el que aguantas cualquiera de tus problemas, aunque sabes que siempre estaría genial poder gritar al cielo en medio del campo, y no lo haces.

Hay que amar la vida, que ella te viva a ti le arrebata el sentido a todo, se ve gris y la felicidad se convierte en un peregrino que aparece intermitentemente a base de pequeños golpes de suerte. No dejes que el único estrato de tiempo que tienes en la existencia pase sin tener sentido incluso para ti.

Haz lo que quieras hacer, convierte lo que te rodea en el resultado de tu felicidad, contempla el mundo en el que vives, abrázalo, ama a otra persona por encima de ti, corre, vuela, pinta, canta, deja un legado de cosas bellas que tú hiciste.

No juzgues ni distingas a nadie, estés donde estés, dale el valor más grande a cada persona, e ignora a los que te quieren hacer daño.

Conoce cosas nuevas, vive plena y limpiamente, y baila, ¡baila!.


Where the Hell is Matt? (2008) from Matthew Harding on Vimeo.






lunes, 30 de julio de 2012

Detrás del azar.



Jugamos a un juego en el que sabemos que vamos a perder tarde o temprano, tal vez en un segundo tal vez en años, lo único que se es que nunca se esta lo suficientemente preparado.

Antes de nacer ya nos dan unas cartas para jugar, un físico, unos padres, cartas al azar que no podemos elegir. Conforme crecemos vamos cambiando las cartas de nuestra mano, muchas veces eligiendo cartas peores a las que tenemos, pero aun así el juego no importan las cartas que tengas, si son buenas, lo tendrás mas fácil y todo sin mucho esfuerzo, pero puedes perder contra alguien que tenga cartas peores, lo importante no son las cartas que tienes sino como jugarlas.

A lo largo del tiempo tendemos a prometernos cosas y los absurdos las intentan cumplir a rajatabla como si ellos mismos fueran Dios, pero hay veces que durante el camino algo sale de una manera inesperada, tendemos a sacrificar nuestras antiguas promesas y luchar por nuevas, aunque a veces inconscientemente sabemos que no es la correcta. 

Pero y si el esfuerzo, el hecho de coger carrera sea el hecho decisivo en nuestra vida, y si el hecho de luchar por imposibles sea lo que le da luz a la raza humana, tal vez esto sea la verdad que tanto la gente busca, somos seres egoístas.

                    Escrito por mi buen amigo y compañero músico: Juan Antonio Campaña


El Nuevo Orden Mundial (2ª Parte)

La historia de la humanidad es la historia de su esclavitud, y esa es la realidad. Que le den a la grandeza de Roma, la Conquista del Espacio y la Teoría de la Relatividad.

La historia de la humanidad es la historia de los hombres que se someten por miedo, y poco a poco, van destruyendo su lado más sagrado, por eso están destruyendo la propia naturaleza.

En la prehistoria el humano puede que fuese libre, pero de eso ya hace mucho, los libros de sabiduría en el mundo, o el Hesíodo, hablan del ser humano antes de su caída, y si leyendo por ejemplo sobre los indios Hopi, podemos imaginar cómo fue. En todo caso, todos hemos sentido alguna vez ese ser puro que está dentro de nosotros, cuando nos emocionamos contemplando una puesta de sol o las caricias de las flores en los pies. Ahí está nuestra alma pura, que vibra y brilla.

El Nuevo Orden Mundial no está fuera, no son "ellos" unos demonios, trajeados y manipuladores (no siempre), que disfrutan con el sufrimiento. El NOM está en nosotros, seres humanos perezosos, hipócritas, irresponsables, dependientes, encantados de delegar la tarea de gobernar a otros con el simple acto de meter un papelito en una urna cada cuatro años, y que sean otros los que se ocupen de TODO.

Aquí un vídeo muy interesante sobre una nueva iniciativa: asentamientos autosuficientes que extraen y crean sus propios recursos, en comunidades libres gracias a la tecnología actual y los frutos de compartir, sin ponerle marca a algo para asegurarte de que eres el único que saca tajada de ello. Ellos os lo explicarán mejor:







domingo, 29 de julio de 2012

¿Contarle tu problema a alguien?

Interesante...¿Qué es interesante? Nada tiene un jodido sentido sin ti, todo está más vacío aun de lo que creía, y yo, soy una maldita carcasa caminante. ¡Qué asco me da todo, qué lejos estoy de ti! Tu puto ejército de recuerdos no me deja en paz. Maldita estupidez mía, maldito yo, maldito todo...menos tú, maldito ángel.

Putas bocas llenas de pamplinas, palabras absurdas y repetitivas, ¡¿Solo sabéis vomitar basura?! ¡¿Preguntáis por qué prefiero el silencio?! Porque aunque no sirva de nada, al menos no me cabrea tanto como oír vuestra respuesta, que es la misma que me daría cualquiera, y está llena de desinterés.

¿Dónde estás delirio mío? Será más fácil encontrarte a ti que a mí mismo, porque me perdí a la vez que te perdí. He aquí la balada triste de mi vida.

Siempre es como si estuviese sin estar. Escucho, pero no comprendo. Veo, pero no me aclaro. Huelo, pero solo respiro. Toco, pero no lo siento. Y todo me da sabor a nada. Pienso, pero hace daño.

Un peón sentado en una casilla negra, que no puede avanzar, porque en el tablero solo hay casillas blancas. Sentado en silencio, pensándote a gritos.

No terminamos lo que estábamos contruyendo, ¿Cuándo dejará tu ser de gotear sobre mi conciencia? ¿Cuándo dejará tu luz de convertir en sombra la mía? ¿Cuándo descansarán tranquilos mis ojos, si aún si cierran y ven los tuyos impasibles? ¿Cuándo y qué sustituirá lo que fuiste?

Por qué no contestas, por qué no contestas....




Fuente: La desesperación.


viernes, 27 de julio de 2012

Las cosas bellas

¿Os habéis fijado en el verde de las plantas, la fragancia que estornudan, el brillo del sol en la piel de todo lo vivo, en cada gota de agua suspendida entre todas las demás, las estrellas de la noche, el derrame de violeta, azul, negro, blanco...que se mezcla con tal armonía en todos los cielos del mundo, los atardeceres naranjas, las mariposas flotando en la contemplación de su existencia, las personas que ríen, los niños que juegan y preguntan por qué...?

Yo, sinceramente, no lo había hecho hasta hace poco, y aún no he aprendido a hacerlo al 100%, sin embargo, darse cuenta de esas maravillosas cosas son lo que te hace sentir especial.

Nosotros, como seres humanos debemos hacer la vida más bella y más alegre, hacerlo con el corazón, y con toda la belleza de nuestro interior para que sea más fácil, más bonita y la vida sea mas bella.

Imagina que todo lo que sientas, veas, oigas y respires fue hecho para que especialmente tú lo experimentes...Todo un expectáculo silencioso y perfecto solo para ti.

Empecemos a mirar menos hacia fuera, y más desde fuera hacia adentro...




miércoles, 25 de julio de 2012

Mensaje para la Humanidad


Somos humanos, según Rosseau y Sócrates buenos por naturaleza...¿Corrompe la sociedad la esencia natural del alma humana? ¿Cómo una sociedad hecha de almas buenas pueden corromperse entre sí? ¿No sería mejor escusa decir que fueron las condiciones, las exigencias, sobrevivir, la ambición, las necesidades, la competitividad, las que hicieron que la gente traicionara su naturaleza?

 El humano es un ser apolar que se ajusta al medio en el que se encuentra. Es la manía de llamar "bueno" a lo que carece de mal, como un nacido, pero es simplemente neutro, mentalmente virgen.

La vida nos da las herramientas para obrar bien o mal, una persona buena difunta, aunque haya tenido una vida mísera, respondería que no se arrepiente de haber hecho el bien. Debemos tener cuidado, podemos usar mal las herramientas sin darnos cuenta, y ser el objeto de corrupción de otra persona.

Teniendo en cuenta esto, podemos ver que la libertad y la felicidad...ergo, el Bien, reside dormido dentro de cada uno, y que solo despierta con el buen uso de las herramientas. Y que una vez despiertos, espiritualmente expandidos, seamos capaces de ver y arreglar éste, nuestro desecho mundo...






martes, 24 de julio de 2012

Atrapados (Vídeoprograma)




El Amor


Es la red que nos impide caer en el vacío, artífice de nuestras alegrías cuando funciona y vertedero de nuestras frustraciones cuando fracasa.
Todos necesitamos amar y sentirnos amados; es el complemento más cercano y el que innatamente tenemos más claro, es el primer objetivo de la ansiedad de nuestra alma, inconscientemente sabemos que algo le falta y que necesitamos compartirla.
Sin el amor nos sentimos abandonados en este mundo y nos da mucho miedo la soledad del alma; sin él, es como vivir en un cementerio con una parcela muy bonita llena de flores.
El amor es esa necesidad innata que nos acelera el pulso, se come la paciencia y la razón, e inmediatamente cuando aflora lo adaptamos a nuestro mundo porque no podemos esperar; lo moldeamos, lo dibujamos y lo ajustamos a nuestras ansiedades antes de escuchar la armonía de su sonido. Esto da lugar a equivocaciones, desengaños, pasiones frustradas y dolor en el alma, pues toca lo más hondo de nuestro ser. Tenemos que aplacar nuestra ansiedad, darnos cuenta de que no podemos dibujarlo, de que ya tiene forma y color, tener la suficiente serenidad para analizar si nos complementa o nos tortura, tenemos que frenar nuestra agonía, mirar el alma ajena y sobre todo hacer lo más difícil, abrir la puerta de nuestro escaparate, mostrar nuestra prendas sin vergüenzas ni tapujos y entrar en la tienda ajena con toda nuestra ropa en las manos, y sólo así podremos ver si suenan las alarmas o combinas tan bien que puedes colgar tu ropa en cualquiera de sus perchas.
Es muy difícil amar sin perdonar, sin aceptar que no ejercemos el control de lo que somos, ya que por desgracia no gobierna siempre el alma y que sólo lo hace cuando el vendido cerebro nos lo permite.
No se puede amar sin conocerte a ti mismo, pues el amor no funciona envuelto en el engaño.
Si consigues conocerte, aceptarte y sobre todo la serenidad de tu alma, estas listo para amar y ser amado, pero esto ha de ser recíproco, pues podemos caer en la avaricia del dominio, en el egoísmo del egocentrismo y en el miedo al abandono, esclavizando al complemento y preocupándonos únicamente de saciar nuestra sed, anulando a nuestro complemento en un ejercicio inconsciente de egoísmo.
El amor sólo funciona cuando ambos colgáis vuestra ropa en el mismo tendedero sin mirar si la ropa es interior o exterior, si esta vieja, nueva o descolorida, sabiendo ver la belleza tanto de los descocidos, remiendos y manchas, como del buen corte y lo inmejorable del estilo. A partir de aquí solo hay algo que superar para que el tendero no ceda y es la libertad individual, hay que ser almas gemelas pero independientes, mundos ajenos que han decidido vivir en la misma órbita, pero libres en su esencia y amos cada uno de su rotación, pues en el momento que nos convirtamos en un agujero negro que se traga a la órbita del planeta gemelo, o alguno de los dos no sea dueño de su propia órbita, el amor se perderá en los confines del universo.
El amor verdadero y duradero no es más que una lucha constante por superarnos, por ser mejores cada día y sobre todo por ser radiantes en nuestra sinceridad, comprensión, sencillez y humildad. El amor bien entendido es la más bonita de las formas de vivir y compartir el camino de la vida.


                         Nacimos juntos y juntos para siempre.
                         Estaremos juntos cuando las alas blancas
                         de la muerte esparzan nuestros días.
                         Si; estaremos juntos en la memoria
                         silenciosa de Dios.
                         Pero dejemos que haya espacios
                         en nuestra cercanía.
                         Y dejemos que los vientos del cielo
                         dancen entre nosotros.
                         Amémonos el uno al otro, pero no hagamos
                         del amor una atadura.
                         Que sea, más bien, un mar movible,
                         entre las costa de nuestras almas.
                         Llenémonos el uno al otro nuestras copas,
                         pero no bebamos de una sola copa.
                         Démonos el uno al otro de nuestro pan,
                         pero no comamos del mismo trozo.
                         Cantemos y bailemos juntos y estemos alegres,
                         pero que cada uno de nosotros sea independiente.




   

lunes, 23 de julio de 2012

Todo el placer es igual


Cómo me gustaría despojarme de la ropa que se convierte en mi piel, cómo me gustaría gritar tan alto y dejar de no encontrar un sentido.

Todo el placer es igual, no me abriga del problema, me siento como Dorian Gray, que no quiere mirar a su espejo, porque aunque no lo diga, le da miedo verse.

Elegí el infierno del cielo sin saber que tenía elección, recuerdo bien en qué me equivoqué, tal vez algún día nos volvamos a ver, y tal vez conversaremos en vez de hablar, pero no prometo nada...Porque no hay promesa que yo sepa mantener.

Como un abrazo de luz cegadora éramos, luz que no iluminaba a nadie, pero hacía sombra en todos. Es como si por estropear algo sagrado se me castigase con el recuerdo eterno, bendición y postumamente carga.

Cuando crecemos nos damos cuenta de que dentro de cada uno no está "el yo", sino muchos desconocidos. Cuando entendemos esto, empezamos a corregir nuestros errores para ser solamente uno mismo, el verdadero...




"Dios no tiene errores, por eso no sabe de qué manera te quiero" Carlos Guerra.

El Vasallaje Moderno (Vídeoprograma)

video



El Nuevo Orden Mundial (1ºParte)


Despertar no significa darte cuenta de que nuestros pastores son muy malos, que nos usan, envenenan, manipulan y destruyen, señalarlos con el dedo y desear su aniquilación. Despertar significa comprender que somos ovejas, que nos gusta ser dirigidas, que nos gusta la vida cómoda y fácil, que todo esto ha sido posible porque hemos dado nuestro consentimiento. Somos ovejas que ahora quieren cambiar de pastor, porque nos hemos dado cuenta de que nos mienten y nos maltratan. Pero ¿estamos dispuestos a dejar de ser ovejas y enfrentarnos al abismo que supone salir del rebaño? Esta es la pregunta que debemos hacernos.

Despertar consiste en comprender e interiorizar que esto es así, porque no puede ser de otra manera. Y esto es así hace miles de años, no desde Galton y Darwin, ni tampoco desde la Revolución, ni desde los Habsburgo, ni siquiera desde los Merovingios, los romanos, los egipcios o los Anunakis.

El ser humano es un esclavo, porque tiene miedo. Muchos miedos de todo tipo. Y esto no está ni bien ni mal, simplemente es así: El agua moja, el sol calienta y el ser humano tiene miedo y es perezoso. Y el miedo y la pereza del ser humano nos ha llevado hasta aquí: a la destrucción de nuestro ser sagrado y de la Tierra, nuestra Madre, que nos da todo sin pedir nada a cambio y que nos acogerá cuando nos toque.

El ser humano es un ser escindido, que cree en el bien y el mal y todas las religiones, incluso la del movimiento de los indignados y despertados, se basan y utilizan esta polaridad: ¡pastores sois malos, nosotras somos buenas!

El ser humano cree que hay malos que son enemigos, y que hay que protegerse de ellos, y los enemigos desde siempre son los otros, están fuera: los negros, los moros, los judíos, los inmigrantes, los poderosos, los machistas, las feministas, los comunistas, los fachas..  Y así de guerra en revolución, de dictadura en falsa democracia se han ido pasando unos 5000 años de Humanidad. Pero los malos están dentro.

Fuente: Internet





domingo, 22 de julio de 2012

El Semáforo


Desde hace un tiempo los semáforos modernos tienen un nuevo color, al verde, naranja y rojo se ha añadido el negro alterando nuestra forma de reacción cuando circulamos.

Cuando vemos que el semáforo está en verde sentimos euforia y pensamos  ¡QUE WAY!.
Nos envuelve una sensación de suerte y pisamos el acelerador para pasar muy dignos antes de que cambie de color y se nos vaya la suerte. Sólo nos tensa el rastreo continuo de la vista en busca de un cartelito anunciando un radar.

El naranja nos pone nerviosos, se nos acelera el corazón y soltamos un “Sera cabr….”, nos tomamos el pasar como un reto, nos concentramos, fijamos la mirada al frente, aceleramos y nos lanzamos al reto. Por lo general ganamos el reto y cruzamos, pero si lo apuramos mucho nos seguirá una orquesta de insultos y pitidos a la que ponemos letra diciendo “Que os den”.

El rojo, el puñetero rojo, que para nuestro ritmo y nos invade una sensación de agobio, de valla tela, de que mala suerte tengo, la de siempre me pasa igual. Te paras en él y empiezas a dar golpecitos nervioso con los dedos en el volante, a mirar en derredor y observar los coches que tienes al lado de reojo a ver si son mejores que el tuyo, o que cara tiene el conductor; si tienes la suerte de que sea una chavalita, te pones derecho con cara de interesante, seleccionas tu mejor canción y subes el volumen, luego te pones nervioso y preparas el pie en el acelerador fijando la mirada en el verde y esperando que se encienda para hacer una buena salida.

El negro, sólo nos afecta cuando se combina con el rojo, al verlo  ya de lejos empiezas a subir las ventanillas, pones cara de despistado y rezas para que haya muchos coches delante tuya para ver si así te libras, si tienes la mala suerte de estar de los primeros ves como el color se acerca con una sonrisa que te desarma, pero tu tienes decidido resistirte, empiezas a sentirte mal y algo dentro de ti te dice “Cómpralo, Cómpralo…” pero tu tienes asumido que la respuesta por defecto es “NO”, por que te solidarizas, pero ya está. Disimulas, miras en la guantera, silbas mirando para otro lado, te agachas, y cuando crees que te vas librar te da dos golpecitos en el cristal y te sonríe, no sabes si mirarlo o mirar al frente y hacerte el loco, al final lo miras muy serio y levantas la mano para decir que NO y pasas un mal rato, sobre todo cuando insiste, entonces coges tu arma secreta, el paquete de pañolitos que tienes guardado desde hace un par de años para estos casos, y se lo enseñas diciéndole que acabas de comprarlo en otro semáforo y que otro día será, todo esto es muy importante hacerlo con la ventanilla subida para que no nos ablande el corazón y que tampoco  vea lo viejo y caducado que está el paquetito. El color se rinde y se va a buscar otra victima, te relajas y disfrutas viendo el resultado de los ataques a los demás.
De muy en vez en cuando, te rindes y compras un paquetito, te redimes y a la vez renuevas el arma secreta. Realmente lo que estas comprado son los pañolitos y la dispensa de no volver a comprarlos durante dos o tres meses.
Este combinado de color es el responsable de que se apure tanto el naranja y se suma a lo anteriormente descrito para este color.

En su favor diré que son personas que sobreviven dignamente, no se meten con nadie, tienen siempre una sonrisa en la cara, son amables, no caen en la delincuencia  y a pesar de la broma debemos ayudarlos.








viernes, 20 de julio de 2012

A ti hermano (Vídeoprograma)




El Vasallaje moderno


Si existe una estructura social que se ha mantenido a lo largo del tiempo, ésta sin duda es el vasallaje, siempre ha habido pobres, esclavos, clase baja, clase media, clase alta y hoy en día se suma la ESTRUCTURA.
Cada uno en su nivel se siente menospreciado en su posición, pero muy orgulloso de ella cuando llama a su puerta una clase inferior.

Los pobres, o clase que hace tiempo tiró la toalla, son esclavos rebeldes que decidieron no entrar en el juego con todas sus consecuencias. Viven en la dejadez del cuerpo pero en la libertad de sus conciencias, aunque éstas se deterioren día a día. Les pesa mucho el cuerpo y simplemente se han sentado a contemplar su deterioro y a esperar su final. Mientras esto ocurre también prestan vasallaje cuando bajan la cabeza y extienden la mano, aunque seguro quisieran decirte que no es para ellos, que es para su puñetero cuerpo.

Los esclavos de hoy en día rinden vasallaje a su señor especulador, cuando llegan a las plazas de nuestras ciudades esperando que llegue una clase superior y les mire los dientes, los brazos, la fuerza y su nivel de sometimiento, para repartir la gracia de una jornada de trabajo mísera, vergonzosa, aprovechada y denigrante.

La clase baja, es aquella que se mueve entre las dos anteriores pero rehogados con un poco de estima, recogiendo lo que se le cae a la clase media y sobreviviendo en guetos, esa decir, pobres pero orgullosos y con la suerte de tener todos lo días algunas migajas. Herederos de la supervivencia, rinden vasallaje a la clase media que es la que tienen más a mano, la envidian y acuden a ella en busca de pan.

La clase media es la del nivelito, la que soporta toda la estructura, la de los esclavos con ropa limpia y colonia. Cuando entras en ella te dan tu KIT de supervivencia con tu tele, tu Ipod, tu coche…   y el paquete más preciado para ellos, el de las ilusas ilusiones que te hacen no desfallecer y que no pare la producción.
También ellos rinden vasallaje a la clase superior cuando entran en los despachos de sus jefes como el que entra en una hermita, donde se arrodillan ante ellos,  siempre devotos, humildes, y donde reafirman sus votos de castidad hacia la empresa, dispuestos a rezar lo que sea, por su KIT de supervivencia.

La clase alta es la de los listos, la que come de todas las clases anteriores y los guardianes de la ESTRUCTURA, son el senado de nuestras vidas, los que rellenan cada clase cuando estas se vacían, y los fabricantes de los KIT de supervivencia. También ellos rinden vasallaje a los amos de la ESTRUCTURA, son sus arquitectos. sus manos ejecutadoras y viven contentos por que no les falta ni un solo KIT. Ellos sólo rezan a Santa ESTRUCTURA Bendita y le dicen: “No nos abandones”. Sólo se pliegan cuando oyen la voz de la ESTRUCTURA.

La ESTRUCTURA, creada y planeada por los cuatro dioses humanos que son los que reparten a conveniencia, crean las normas divinas y distribullen el vasallaje, han conseguido el poder oculto del dominio total, no necesitan dejarse ver pues gobiernan desde la oscuridad para que no sepamos donde hay que atacar. No tienen cara ni lugar y son los únicos ante los que la clase alta o el máximo poder visible se parte el culo por coger el teléfono cuando llaman.
Son los Dioses de la nueva era y viven en el olimpo de la oscuridad donde juegan al ajedrez con nuestras vidas.

La lotería de la vida te sitúa en la clase que le parece y siempre nos queda luchar por sobrepasarla o cambiarla, si la desesperación no te arroja a la primera de las clases. Lo realmente difícil es acabar con la ESTRUCTURA, que no tiene cara ni forma y ha aprendido a gobernar desde la oscuridad; no sabemos quien es ni donde está, y así como vamos a tirarles piedras. Es la mejor forma de dominio que ha inventado el hombre y desgraciadamente creo que tardaremos mucho en saber donde vive para destruirla y cambiar de una vez este mundo.
Mientras esperamos conocerla sólo nos queda el desarrollo de la persona, cultivar nuestra libertad intelectual, el desarrollo del espíritu y de la integridad humana, sólo cuando nos conozcamos a nosotros mismos fuera de las reglas y comprendamos que somos mundos de un mismo universo, derrotaremos a la ESTRUCTURA aunque no sepamos quien es ni donde se encuentra.


Negligencia periodística

El otro día, durante la hora del almuerzo, vi una presentadora anunciando un vídeo en el que "Un grupo de manifestantes escupen, empujan y zarandean a la Delegada del Gobierno en Madrid Cristina Cifuentes"

Afirmó mirándonos a todos a cámara. Como bien decía, un grupo de manifestantes seguía a la Delegada del Gobierno, pero no conseguí ver ni un solo empujón, escupitajo o zarandeo, ni siguiera un comprensible movimiento reflejo de la Delegada, ni un intento de esquivar o apartarse de algo. Nadie tocó ni un solo resquicio de su persona, Juzguen ustedes:


De pronto, la imagen dejó de valer mil palabras, y la presentadora siguió afirmando que un grupo de "vándalos radicales" escupió, empujó y zarandeó a Cristina Cifuentes.

Consultado en todos los periódicos nacionales, encontré:

ABC: “Fue entonces cuando un grupo de personas, la mayoría ajena al funcionariado y con actitud radical (había algunos antisistema entre ellos), la persiguieron, zarandearon, escupieron, amenazaron e insultaron durante 50 metros”.

La Razón: “Cifuentes, que salió de casa sin escolta para hacer unas compras fue acorralada, escupida, insultada y amenazada“.


El Mundo: “De repente, la han reconocido y se ha visto rodeada. Ha sido cuando la han insultado, escupido…”



No he visto ni una sola de las cosas que se afirman tan indiscriminadamente, solo he visto lo mismo que siento cada día dentro de mí, y en los ojos de la gente.


La manipulación de los medios de comunicación es EVIDENTE, ¿Por qué mienten? ¿Control del conocimiento colectivo? ¿Quieren que creamos lo que les conviene? ¿Incluso si hace falta saltarse las reglas informativas? ¡¿Qué les está pasando a los medios informativos, también, de España?!



miércoles, 18 de julio de 2012

El Casino de la Vida


Cuando nos miramos sin espejo el mundo se para, e inmediatamente pasan por nuestra mente imágenes atropelladas de lo que hacemos, de lo que somos, de como nos ven los demás, de si soy guapo o feo, listo o torpe, alto o bajo, gordo o delgado, de lo que hice ayer o antes de ayer, de si soy fuerte o débil, imágenes de experiencias tardías y tempranas que nos gustan o nos disgustan, buenas y malas.  Es como tirar la baraja de cartas de tu vida y de lo que eres al aire, e intentar ver todas las cartas a la vez.

Pero tampoco queremos verlas todas, así que paramos el tiempo, congelamos las cartas en el aire y vamos cogiendo las necesarias para sentirnos bien, para formar el dibujo de nosotros mismos que más les gusta a los demás;  las movemos, las cambiamos de sitio y tomamos cuantos comodines nos hagan falta, tiramos los ochos y los nueves, triplicamos los ases, ocultamos nuestros descartes para que no se vean,  buscamos la mano perfecta para poner encima del tapete de juego y que todos digan : ¡ Que buenas cartas tienes!, ¿Qué buena partida eres! .

Nadie te pregunto si querías jugar, si querías sentarte a la mesa, dabas por hecho que tenias que hacerlo, que tenias que deslumbrar a todos los presentes, que tenias que ganar o al menos empatar, pero tu ya habías creado tu jugada perfecta aunque fuera llena de comodines.

Juegas, ganas la partida para los demás y te vuelves a casa contento, altivo y un poco prepotente, pero  siempre perseguido en la distancia por la sombra de tus descartes.

Te acuestas  cansado, agotado, pensando que duro ha sido mover las cartas, ajustar tantos comodines y barrer tantas cartas descartadas.
Pero,  ¡Que bien he quedado!,¡Qué buena mano! y ¡Que buen farol!

Empiezas de nuevo con el esfuerzo de pensar como jugarás la partida de mañana, como deslumbraras de nuevo, cuantos comodines te harán falta, o cuantos ases tendrás que inventar, y  así un día tras otro, y otro, y otro…

Pero llega el día que te sientes agotado, que ya no te llena elegir las mejores cartas, inventar comodines, o deslumbrar con engaños, que ya te da igual que te aplaudan o te admiren por lo que no eres, que necesitas que los aplausos sean los tuyos, que la admiración sea la tuya, poder vitorearte a ti mismo.

Sin pensarlo te diriges a la mesa de juego y ante todos, tiras al aire la baraja de tu persona, de lo que eres, pero esta vez no la congelas en el aire, no eliges ninguna, no tomas comodines ni descartas nada, simplemente dejas caer todas sobre el tapete, y tras un largo silencio ves que no hay vítores, que no hay aplausos, que todos te miran con la boca abierta, que han cambiado los aplausos por respeto, que nadie se esperaba esa escalera de color.

Te levantas, recoges tus cartas y pones tu baraja en el centro de  la mesa, miras a todos a los ojos y les dices que a partir de ahora, sólo tienen que coger tu baraja y elegir las cartas que quieran, que tu juegas con todas.


Te giras, te marchas, te miras sin espejo y te aplaudes a ti mismo por tu osadía, por el peso que te has quitado de encima, por lo bien que te sientes, por haber recobrado tu libertad y por lo bien que vas a dormir a partir de ahora.
Ya no tienes que volver a ese Casino, ya saben que juegas con todas las cartas y además te han prohibido la entrada.
Ahora tu casino es la vida y no tiene techo ni paredes, ni necesita croupier.


 La sinceridad como bandera - Tontxu

"Estoy más que harto y no quiero seguir soportándolo"

Ante tantos casos de desahucios, tanta opresión, abuso de la fuerza, tantas huelgas prácticamente inútiles, ya que solo sirven como válvula de escape periódica para el proletariado, tantos bancos, tantos números, tantas guerras que no se entienden, tantos amigos, vecinos y familia que hemos tenido que acoger en la modestia de nuestros hogares, porque las calles ya están ocupadas, tantas subidas de dinero, tantas bajadas de ánimo, tanto esfuerzo, tanto miedo, tanta depresión, desesperación y sollozos, tantos adioses, y tantos "buenos días señor", tantos canones, defectos, tantas marionetas del destino, tantos trajes, y tanta ropa sucia, tantos estrechones de manos, y tantos enemigos, tanta policía, tantos bestias, tantos cerebros, y tan pocas soluciones...

Vivimos en un sitio donde dividieron a la humanidad y ahora nos ahogan uno por uno, y tú piensas...¿Dónde estoy?





martes, 17 de julio de 2012

Angustia injustificada.


Angustia injustificada, maldita palabra que te come el corazón y nubla tus ojos.
Angustia injustificada, que obliga a tu mente a mirar para adentro por mucho que te resistas.
Angustia injustificada,  no es más que un grito del alma que te dice que aunque hace mucho tiempo que aceptó tu ignorancia hacia ella y la condena de  vivir escondida; ya  no puede más.
Angustia injustificada, la que retuerce tu conciencia, invade tu cerebro y toma las riendas.
Angustia injustificada,  la  que te pincha en el punto más débil, obligándote a mirar para adentro, y cuando lo haces comienza su venganza, rebuscando en tu mente y agarrándose al hecho desagradable más cercano.
Angustia injustificada, la que te dice que ha tenido que hacerte daño, para que te asomaras  a la ventana del alma y que ahora no te vas a escapar.
Te asomas, quieres y no quieres pensar, quieres eliminarla y no puedes, te dejas llevar.
¿No puedes o no quieres?, hace tanto tiempo que no te veo alma, que aunque sea sufriendo no quiero que te vayas.
Te atrapa,  te hiere, se adueña de tus debilidades y busca entre ellas su objetivo.
Te ataca , te hunde, te noquea, y sólo entonces después de haber removido tu conciencia y derrotado a tu mente, se relaja,  te enseña, te humaniza y finalmente te suelta con la esperanza de que hayas aprendido algo; el dolor desaparece y vuelve la vida, todo cambia de color y durante un tiempo te acuerdas de su ventana, hasta que tu mente vuelve a gobernar y te separa de ella, pero inconscientemente guardas el recuerdo de como llegar de nuevo a su encuentro el día que lo necesites,  y saber que aunque sea sufriendo podrás volver a asomarte a la ventana de tu alma, apoyándote en el hecho desagradable más cercano.



                        Y piensas: “Que justificada me parecías, angustia”



Whisky con Coca-Cola

A veces pienso que no es como un sueño que se acaba al amanecer, a veces pienso que de un momento a otro tendré que despertarme, estará ahí, y solo fue un sueño terrible, pero hasta que no exista más tiempo, hasta que el sol salga por el oeste y se ponga por el este, hasta que los mares se sequen, las montañas se mezan con el viento como hojas, hasta que no haya luz y todo acabe, yo seguiré dormido, en este insomnio placentero, con el olor a ansiedad en la almohada.

Es como si fuese un whisky con Coca-Cola, y las demás un zumo de máquina, ¿Por qué fue tan brusco el destino? He vertido lo que siento en mil canciones de piano, pero no consigo dar con la poesía. Sólo son líneas que llueven sobre los cuadernos, intentando dibujarte.
           



domingo, 15 de julio de 2012

A ti hermano

A ti que un día creíste que podrías vivir en el sistema.
A ti que confiaste en la vida y luchaste por vivir una vida decente.
A ti que tuviste el valor de tomar la responsabilidad de vivir, y  pertenecer o crear tu propia familia, de sacrificarte y aceptar las normas, luchando contra el mundo y tus propias inseguridades, pero siempre en la lucha.
A ti que enseñaste al mundo tu espada y no te arrugaste en la batalla.
A ti que a pesar de lo ingrato de la vida, decidiste atravesar el camino.
A ti que conseguiste mirar a los tuyos y poder decir aquí estoy yo, ganando día a día la batalla por vosotros.
A ti  que miras con orgullo a los tuyos  y  quieres gritarle cuanto les quieres y cuanto luchas por su bienestar.
A ti que te gustaría clamar al mundo cuanto cuesta el día a día, pero que orgulloso estas del esfuerzo.
A ti que sientes que tu vida marcha y no te arrugas ante ella.
A ti que un día te borraron del campo de batalla, con el borrador de la política y la injusticia.
A ti que te levantaste un día y te encontraste sin armas, viendo como te habían robado a traición todas tus posibilidades,  dejándote desnudo ante el mundo como heredero del fracaso de otros.
A ti que no sólo te condenaron al fracaso, además te quitaron tu casa, tu estima y  tu orgullo, clavándote en el pecho el puñal de la especulación y derrumbando tu vida.
A ti hermano que has recibido la cruel patada del sistema y que vives en la desesperación.
Que puedo decirte, que los que aún no hemos recibido la patada lo sentimos en el alma pero no sabemos como implicarnos, que con escribir estas notas ya he cumplido, que nos gustaría hacer algo por ti pero no tenemos medios, que cada vez tenemos menos armas y no podemos regalar ninguna.
Que triste es sentir tan profundamente las injusticias, poder hacer tan poco y vivir con la angustia de sentirte egoísta.





sábado, 14 de julio de 2012

Creo en las personas.

Creo en las personas que hacen el bien y nos protegen del mal, con alegría, palabras, sonrisas y abrazos.
Creo en aquellas que, a veces, se les confunde con ángeles, que existen en nuestras vidas, que la engrandecen con pequeñas cosas. Aquellas que miras a los ojos y su mirada es verdadera, aquellas que agradecen y piden disculpas. Aquellas que son luchadoras y consiguen lo que buscan peleando. Personas que se equivocan más veces que aciertan, que aprenden más de lo que enseñan y sueñan más de lo que viven. Que no distinguen entre pobres, ricos, feos, guapos, gordos, flacos, o simplemente colores de piel. Personas que van sin miedo a la oscuridad, caminan firmes y afrontan la desesperanza como héroes. Que cuidan su cuerpo. Personas que no están siempre seguras de todo, amigas, ingenuas, que tienen relaciones basadas en la confianza, la humildad y la sinceridad, que tienen encuentros que transmiten paz y tranquilidad. Personas que dan a luz besos con labios de esperanza, Personas que reverencian la vida, con la misma intensidad que un gran amor, que pasan por la Tierra y dejan su agradable recuerdo. Hombres y mujeres con el alma limpia y el corazón puro.

Personas, que son simplemente personas.

Creo en la justicia, la solidaridad y la paz, y se que el mundo puede mejorar ¿Y tú?

Al principio de la canción el hombre dice "No importa quién seas, no importa dónde vayas en tu vida. Lo único que necesitas es alguien que esté contigo".

Stand By Me | Playing For Change | Song Around The World from Concord Music Group on Vimeo.





Fuente: Internet

viernes, 13 de julio de 2012

Control


De siempre hemos sido los títeres de otros, no sé si de los más listos o de los más inhumanos, el hombre tiende a querer controlarlo todo y si es a su semejante, más que mejor.
Con el tiempo hemos ido sustituyendo para hacerlo, la fuerza bruta por la inteligente, pues más vale un esclavo presa de su ignorancia que sometido con la espada.
El desarrollo de la sociedad y de la inteligencia mal aplicada, nos lleva a un control de las personas más refinado y productivo, ya no sometemos con la espada, a cada nivel de desarrollo corresponde un nuevo método.
Avanzamos tan rápido que parece que este nivel de opresión ya no deja beneficios, nos dan las migajas y nos hacen creer que somos dueños de nosotros mismos y de nuestro destino.
Estamos entrando en un cambio de ciclo donde los privilegiados opresores ya no ganan dinero y estamos asistiendo a ver como lo terminan de exprimir antes aplicar un nuevo método, que seguro ya conocen.
Nos sumirán en la desesperación y el caos, en espera de que recibamos con los brazos abiertos sus nuevas y ocultas leyes de salvación, que sólo ocultan su avaricia y su afán de dominio.
No sé que es mejor, si ser consiente de ello y luchar en una batalla desigual en la que muy bien se han cuidado de fomentar el individualismo, el recelo y la envidia para que no estemos unidos, o como siempre abrir los brazos al salvador y entrar en su juego ignorando el engaño.
Sólo pido que abramos las conciencias, que escuchemos a nuestro corazón y que tengamos las agallas de formar el mundo que merecemos entre todos, que no dejemos que los opresores sigan en la oscuridad, ceguémoslos con nuestra verdad y que este sea el último ciclo de los opresores.





Polvo de Dios


No dejamos de ser una masa de polvo de Dios a la que éste asigna un orden limpio y armónico, poniéndonos en la línea de salida de la vida.
Su error ha sido no enseñarnos a moldear esa explosión de vida con la que nacemos, y permitir que escape a nuestro control, pues desde el primer momento de la vida dejamos de ser dueños de ella, y empieza una apasionante lucha por entenderla. 
Hasta que descubrimos que somos dueños de nuestro propio ordenamiento, éste se nos escapa y se oscurece.
Es tan grande, hermoso y complicado lo que somos, que no entiendo como el creador pudo apostar tan alto al pensar que seriamos capaces de encontrar el ordenamiento perfecto de nuestra esencia, y así llegar a comprendernos a nosotros mismos, completar su milagro y dar sentido a su apuesta y a él mismo.
Todo esto trae consigo el fracaso de nuestro mundo, pues estamos obligados a interactuar en él a ciegas. Salimos a la lucha sin conocernos, sin saber con que armas contamos y sin tregua para poder emprender nuestra propia batalla interior, que por ser nuestra, dejamos a un lado sin comprender que mientras no la ganemos nunca conseguiremos ganar la exterior.
En el mismo momento que ganemos nuestra propia batalla, habremos ganado todas y cada una de ellas y comprenderemos la grandeza del ser humano.
Habría que preguntarse porque confió tanto en nosotros el creador, porque nos dio toda la magia y la pureza de la vida y apostó tan alto a que la sabríamos manejar, porque no  nos enseñó donde se encuentra nuestro ”Bosón de Higgs”, es partícula de Dios que controla todo ordenamiento y da forma a la masa, porque nos ha hecho tan ignorantes y nos ha mandado a luchar unos contra otros con el alma tan escondida. Quizás el infierno no sea más que este camino que no logramos ver ni encausar y que nos produce tantos miedos, incertidumbres, ansiedades, envidias y tanto caos, y el Cielo lo encontraremos cuando seamos capaces de llegar a nuestro Bosón de Higgs y toquemos con él las notas de nuestra propia armonía.
A la muerte sólo le pido que se quede con esa masa que no conseguí ordenar, y que me deje huir con mi cosmos en busca de otro lugar donde volver a intentarlo. No sé cuantas veces tendré que morir, pero siempre estaré en el camino y prometo que si me dejan seguir por mucho que tarde, conseguiré que ganes mi apuesta “CREADOR”  










jueves, 12 de julio de 2012

Atrapados


Siempre seremos el producto de una manipulación, de una civilización o llamémosle un orden. El ser humano no ha evolucionado interiormente lo suficiente como para poder vivir una anarquía, lo cual nos lleva a vivir con reglas que frenen nuestros instintos. El problema es que quien o quienes crean las reglas, también están llenos de todos los defectos que conforman al ser humano, por lo tanto estamos destinados a vivir en convivencia y bajo unas normas, creando las sociedades y culminándolas en civilizaciones.
Todos somos consientes de ello y vivimos bajo normas que sólo cambian cuando despiertan nuestras conciencias.
La occidental quizás no sea la mejor pero al menos hemos conseguido fomentar el desarrollo de las ideas, la libertad de elegir, el humanismo y asomarnos al desarrollo de los derechos humanos; no voy a negar que todo esto bajo el control y el límite del legislador, pero al menos estamos en el mejor de los caminos que hoy en día nos representan.
Sin embargo existen otras civilizaciones como la musulmana donde los legisladores no disimulan, no te dan margen, frenan la libertad de pensamiento, fomentan la incultura para sembrar el miedo de la religión, hundiendo al ser humano en la más baja de las miserias intelectuales y convirtiéndolo en un verdadero animal domestico.
No hay mejor arma para el control de un pueblo que la incultura y la religión, hecho más que probado por la historia.
No creo que nuestra civilización sea la mejor, pero por ahora, si es la que mejor nos puede servir de plataforma para seguir desarrollándonos y avanzando en los derechos humanos y sociales.
Aquí os dejo un LINK a YouTube donde podréis ver un video de una entrevista en Al Jazeera a la Dra. Musulmana Wafa Sultan. Veréis a una mujer valiente encarando a una civilización donde te cortan la cabeza por tener su osadía.






Mundo infranqueable

Otra vez he vuelto a soñar contigo, en un paisaje creado por un arquitecto en escombros, vuelves a aparecer a última hora, pero dando a entender que has estado ahí desde un difuso siempre. Yo te encuentro, y con una capa de timidez, me acerco. Pero tú, con un disimulado desinterés...juegas conmigo. Tanto que, nunca me he despertado sin habértelo dicho.

Éramos como un mundo infranqueable para el resto, como extrañas plantas, crecíamos juntos, con la diferencia de que cuanta menos luz hubiese a nuestro alrededor, más grandes nos hacíamos.

Desde entonces, a veces te sientes como escupido en el mundo, una voz sin oyentes, un trozo de carne en una cadena de producción, una tangente más en este demente mar de líneas. Ya no me escudo entre el sofá y el equipo de música, ahora es más místico, como un emboscador noctívago, viene, viola la conciencia, baila y me moja los ojos. Y se va, como dejándome en la misma situación que llegó, pero yo, noto la diferencia.

Es la huida eterna, la expiración de la larga inspiración, hasta que acaba y vuelvo a respirar. Y cauteloso temo cuándo será la próxima vez que necesite soplar, porque sé que habrá otra vez. Es el baile de máscaras que se mofan de mí, en una danza frenética, recordándome que todo vive, menos yo.

La depresión es una enfermedad que se contagia a través del ruido de los tubos de escape, de la intermitencia de los sonidos, la gente que te presiona, por la batalla entre la vida que tienes, y las expectativas que tenías de ella, del cansancio, de las largas colas, la incomprensión, y sobretodo por la soledad, por la soledad...