The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

viernes, 13 de julio de 2012

Polvo de Dios


No dejamos de ser una masa de polvo de Dios a la que éste asigna un orden limpio y armónico, poniéndonos en la línea de salida de la vida.
Su error ha sido no enseñarnos a moldear esa explosión de vida con la que nacemos, y permitir que escape a nuestro control, pues desde el primer momento de la vida dejamos de ser dueños de ella, y empieza una apasionante lucha por entenderla. 
Hasta que descubrimos que somos dueños de nuestro propio ordenamiento, éste se nos escapa y se oscurece.
Es tan grande, hermoso y complicado lo que somos, que no entiendo como el creador pudo apostar tan alto al pensar que seriamos capaces de encontrar el ordenamiento perfecto de nuestra esencia, y así llegar a comprendernos a nosotros mismos, completar su milagro y dar sentido a su apuesta y a él mismo.
Todo esto trae consigo el fracaso de nuestro mundo, pues estamos obligados a interactuar en él a ciegas. Salimos a la lucha sin conocernos, sin saber con que armas contamos y sin tregua para poder emprender nuestra propia batalla interior, que por ser nuestra, dejamos a un lado sin comprender que mientras no la ganemos nunca conseguiremos ganar la exterior.
En el mismo momento que ganemos nuestra propia batalla, habremos ganado todas y cada una de ellas y comprenderemos la grandeza del ser humano.
Habría que preguntarse porque confió tanto en nosotros el creador, porque nos dio toda la magia y la pureza de la vida y apostó tan alto a que la sabríamos manejar, porque no  nos enseñó donde se encuentra nuestro ”Bosón de Higgs”, es partícula de Dios que controla todo ordenamiento y da forma a la masa, porque nos ha hecho tan ignorantes y nos ha mandado a luchar unos contra otros con el alma tan escondida. Quizás el infierno no sea más que este camino que no logramos ver ni encausar y que nos produce tantos miedos, incertidumbres, ansiedades, envidias y tanto caos, y el Cielo lo encontraremos cuando seamos capaces de llegar a nuestro Bosón de Higgs y toquemos con él las notas de nuestra propia armonía.
A la muerte sólo le pido que se quede con esa masa que no conseguí ordenar, y que me deje huir con mi cosmos en busca de otro lugar donde volver a intentarlo. No sé cuantas veces tendré que morir, pero siempre estaré en el camino y prometo que si me dejan seguir por mucho que tarde, conseguiré que ganes mi apuesta “CREADOR”  










No hay comentarios:

Publicar un comentario