The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

jueves, 13 de diciembre de 2012

¡ Feliz Navidad !


Otro duro año se acaba, las luces y los escaparates de la ciudad anuncian su ocaso, el negocio de la navidad ya está aquí. La maquinaria se ha puesto en marcha y la gente como zombis se empujan y pelean, por ser los primeros en arrojarse ante ella, no importa que te arrolle, si al menos te queda un brazo para levantar la Ipad conseguida y dos dedos para hacer el símbolo de la victoria.

Son tiempos duros para nuestro país, pero nada comparado con el sufrimiento de la mayoría de sus ciudadanos. Todos sabemos que la navidad no es más que un negocio envuelto en mensajes de amor, fraternidad, paz, hermandad y buenos propósitos, que ciegamente nos conducen al consumo desmesurado. La publicidad hace que te invadan todos estos sentimientos y te sientes tan bueno y sufrido, que te crees merecedor de  todo lo que puedas comprar con lo poco que tienes, y con todo lo que la tarjeta de plástico te pueda ahogar, si no, que te quiten la posibilidad de poder gastar a mansalva y verás que pronto mandas a tomar viento fresco a la felicidad, la fraternidad y la hermandad.

Son tiempos muy duros para muchas personas que han visto como sus vidas se derrumbaban de la noche a la mañana, porque la avaricia y la usura los eligieron como víctimas.
Ellos tienen su propia lotería y en su enorme bombo todos damos vueltas. Una lotería que da premios a diario y donde nadie está libre de que salga su bola.

Estas navidades deberíamos quedarnos con la envoltura  de fraternidad y buenos propósitos que nos venden, pero cambiando su destino e intentando que éste no sea el despilfarro, si no la verdadera solidaridad con aquellos que tuvieron la desgracia de que su bola saliera del bombo de la usura.
Seamos por una vez Reyes Magos de verdad y regalemos un poco de cariño, apoyo, ayuda y generosidad a tantas personas que la necesitan. No será difícil encontrar  alguna cerca de ti.

Intentemos que  nuestro regalo de este año no sea ese que se exhibe tras un escaparate, coge uno de la tienda de tu corazón, acércate a alguna de esas personas que tanto lo necesitan y ofrécele tu apoyo y tu ayuda. Dejemos de sentir solidaridad desde casa sintiéndonos buenos pero calentitos, vayamos al encuentro de estas personas y solventemos algunas de sus necesidades, que sientan de verdad que alguien les apoya y sobre todo, que siguen siendo personas aunque no tengan nada. Será el regalo más bonito que le puedas y te puedas hacer.
Cada regalo que salga de la tienda de tu corazón llenará cientos de estanterías en su almacén y te aseguro que será la mejor y más verdadera navidad que puedas vivir.


 ¡FELIZ NAVIDAD! 











1 comentario:

  1. Muy realista y a la vez lleno de sensibilidad tu comentario. Ojalá todos saquemos de la tienda de nuestros corazones Amor, Comprensión y mucha Empatía para todos los que sufren.

    ResponderEliminar