The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

viernes, 5 de abril de 2013

MALOS DE OFICIO

Es triste descubrir que existen malas personas, sobre todo cuando estas acostumbrado a que solo de vez en cuando pasen cerca de ti dejando su tétrico olor.

Cuando sólo has recibido algunas salpicaduras, piensas que ha podido ser un error o un desliz de la naturaleza humana y sólo te produce lástima, mucha lástima.

Pero cuando te topas de frente con malos de verdad y no puedes evitar conocerlos, te inunda  una terrible decepción. En la lotería de la vida te pueden tocar muy diversas cualidades, pero cuando todas se sustentan en la maldad, piensas que eso no te puede tocar, eso se tiene que elegir.

"He conocido a un hombre malo", de los que sólo existían en mi ficción, de esos que estropean el sentido de la humanidad con sólo rozarlos, de esos siempre tan predecibles pues no cambiaran jamás. Cuando lo miro, sólo veo frustración, envidia, complejos, mediocridad  y sobre todo cobardía, mucha cobardía.

 He descubierto que los malos de oficio necesitan rodearse de buenas personas. Personas sin maldad, a las que poder someter, a las que poder asustar y a las que poder dominar, para llenar su triste ego sin darse cuenta que lo único que consiguen es morir cada día.

Los malos de oficio no soportan el crecimiento humano y espiritual de quienes les rodean, pues le recuerdan constantemente la poca integridad moral que poseen y lo enfermizo de sus conductas. Les ahoga la envidia cuando ven que las personas de su entorno son felices con muy poco, que son capaces de sonreírle a la vida y sobre todo ver que pueden vivir en armonía con lo que tienen.

Realmente su maldad nace de su envidia por la vida de los demás, quieren ser superiores y no se asoman ni a la normalidad. Les come la rabia y en su locura necesitan destruir los valores y las conciencias que todos lo días le recuerdan lo míseros que son.

Les gusta azotar a sus victimas, pero cuando éstas forman parte de su entorno y ven que  se le pueden estropear  por que han llegado demasiado lejos, las miman y las curan para mañana tener de nuevo donde castigar.
Son personas a las que el amor, la familia, la sencillez, la comprensión y la humildad le parecen muy poco para saciar el odio por si mismos. Almas vacías y cobardes con una gran pobreza espiritual cuya conciencia sólo sabe aparentar, pues nunca serán nada, sólo una depravación de la realidad.

Tristes almas que lloran su incapacidad, tristes almas a las que nunca nadie querrá, tristes almas que su propio ego se comerá, almas que ni el tiempo recordará.

Si la vida pone alguno en tu camino, convence a tu alma de que el ser humano no es así, trágate la lástima que no merecen y aléjate de tan mísero elemento.
Sólo merecen la ignorancia  que desmonta sus vidas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario