The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

jueves, 10 de octubre de 2013

LA MENTE

La mente; el yo tras la pared, la pura intimidad, la prisionera esencia de un mar de sentimientos,  tan inmensa,  tan profunda. El eterno vacío repleto de nuestro ser,  mi yo desconocido. Sí yo, su embrión.
Eres la placenta donde nada nuestra alma, su cárcel, su libertad y la fuente de la que bebemos la vida, así como lo primero que entregamos a la suerte de ésta.

Pasamos por la vida nadando hacia fuera cuando nuestro mar fluye hacia dentro, nos preocupamos sólo de saber lo necesario para luchar contra la corriente y que reluzca nuestra barca lo más alto posible en cada ola, aunque nadie sepa quién va verdaderamente dentro, ni siquiera nosotros y cada vez nos hacemos más pequeños en la lejanía de nosotros mismos mientras nuestra alma llora la pérdida.


Es triste vivir y morir sabiendo que sólo has sido un embrión que renunció a crecer por miedo a nadar en sus propias aguas, por miedo a escucharse a sí mismo, por miedo a conocerse, por miedo a encontrarse. Es tan fácil comer de lo aparente que no nos importa renunciar al esfuerzo y esperar otra oportunidad con la excusa de: “A mí nadie me dijo nada”, pero: ¿la tendremos?


Son muchos los que recordaran mi barca, pero muy pocos los que sabrán algo ínfimo de mí y no mucho menos que yo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario