The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window                                ¡Hazte miembro, comenta y pulsa +1 para mejorar el contenido!                                The Nothing Window

miércoles, 4 de marzo de 2015

Mediocremente felices




        Estoy harto de todo, no sé lo que me pasa y, a veces, no sé quién soy. No tengo ni idea de cómo empezar a explicar esto, algo que siempre, como una mochila que proporcionase la vida al nacer, lleva encima de mí desde que mi sentido común empezó a arañarse con cada reja de alambre que te pone la sociedad. Parece ser que NO soy el único capaz de decir que la mayoría de las cosas están muy mal, que la gente es en su caprichosa y despampanante mayoría estúpida y conformista, pero SÍ parece ser que soy el único al que le afecta de verdad. No puedo seguir fingiendo más, no puedo no y no. Hay un montón de cosas que no quiero ser y durante el día las soy porque no hay otra forma de hacerlo o de vivir, no soy asocial ni soy social, sólo hay gente que tolero mejor o peor pero la soledad siempre parece alquilar algún intervalo de las 24 horas del día para encargarse de recordarme que 
he sido un falso durante el resto del tiempo. Me siento solo y toda esta mierda de esfera azul está repleta de gente casi hombro con hombro. No soportaría ser un ciudadano ejemplar, un miembro productivo y fiel seguidor de las normas de la sociedad creada por cuatro monos de mierda que han tenido la inclinación histórica de ponerse cachondos con el dinero y el placer. Pero claro, ¿Y cómo se vive entonces? No veo corazones que se entreguen a todo el mundo, sólo conciencias tranquilas por dejarle pocos céntimos a una de cada diez personas pobres, sólo veo a gente nutrida de los móviles y pantallas que se hacen con el mineral que extraen y producen unos pocos negros del Congo que trabajan miles de horas al día por cosa de un euro al mes...Sólo veo a personas que les gusta más comprar que respirar el olor que estornudan las flores... salir a gastarse una pasta en cosas inútiles que sólo quieres porque es lo que te vomitan los carteles y los anuncios o porque necesitas esa chaqueta para integrarte mejor, ese chándal chulísimo que cuesta 80 euros porque esta hecho de una tela especial para deportistas que tú sólo aprovechas porque la goma te permite amablemente que metas mejor la mano para arrascarte los cojones. La personalidad sustituida por la moneda ha convertido los cerebros de todos en instrumentos cómodos y prepotentes, sin capacidad de análisis, la guía de supervivencia del siglo XXI se basa en la apariencia y una divertida estupidez. No puedo dormir casi nunca, siempre voy a la cama cuando me vence el sueño ya caída toda la noche sobre mi conciencia, no sé cómo los demás pueden...



No hay comentarios:

Publicar un comentario